Leyenda y herencia de la Bodega El Legado (Spanish Version)

Pin on Pinterest5Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Reddit1Share on StumbleUpon1Share on Tumblr0

Desde nuestra base en Carmelo, en la cautivadora Posada Campo Tinto, nos encaminamos en nuestras bicicletas de montaña hacia la Bodega El Legado. Nuestro único equipaje es una simple e inquietante  indicación: sigan la carretera.

Traducido por Santiago Díaz Bravo

(Original version in English)

posada campo tinto, carmelo, uruguay, el legao, winery visit in Uruguay
Posada Campo Tinto

Nos hallamos en mitad del campo en Carmelo, en la región de Colonia, en el extremo oeste de Uruguay. Carmelo se encuentra en el estuario del Río de la Plata. El río Uruguay lo separa de Argentina, su gigantesco vecino, mientras que el otro coloso que limita con este pequeño país, Brasil, se encuentra al otro lado.

carmelo, uruguay, vino, bodega, Bodega El Lgado

Abrasándonos sobre la bicicleta

Estamos en diciembre, en pleno verano austral, y el sol nos abrasa inmisericorde por encima de nuestras cabezas.  Al mismo tiempo, sentimos como la carretera de tierra, irregular y de color naranja, nos transmite el calor desde debajo de nuestras bicicletas. Probablemente, en algún momento, hayamos tomado una dirección equivocada  (no hay ninguna señal en la carretera; ni en la carretera ni en ninguna parte). Tenemos la impresión de llevar un largo rato pedaleando y no hay forma de saber si nos hallamos en la ruta correcta. Los viñedos nos rodean. Uno tras otro exhiben orgullosos su verdor, que se hace más que evidente al situarse sobre una superficie terracota. Las filas de viñedos de pierden en el horizonte hasta confundirse con el azul del cielo.

La pregunta es, ¿a quién pertenecen estos viñedos? No nos apetece en absoluto retomar el camino andado para volver al hotel, así que decidimos continuar y, por fortuna, nos topamos con unos agricultores que nos informan que El Legado se halla, supuestamente, a “una cuadra” de distancia.

Sí, a “una cuadra”. Pero, ¿qué diantres quiere decir “una cuadra” en mitad del campo? Posteriormente he descubierto que los latinoamericanos utilizan la palabra “cuadra” siempre que se refieren a las señas de una dirección, incluso en el caso de que tales “cuadras” no existan físicamente. Y éste, obviamente, era el caso.

 carmelo, uruguay, vino, bodega, Bodega El Legado

Al mismo tiempo, nos hallábamos a merced de unos cálculos acerca de las distancias bastante inexactos, tanto por parte de los lugareños como en lo que respecta a las señales (esto me trae a la memoria un hecho que nos ocurrió en la isla de Ometepe, en Nicaragua, que provocó que perdiésemos uno de los dos únicos autobuses que pasaban por la localidad, viéndonos obligados a emprender una caminata de cinco horas para regresar al hotel. Pero esa es otra historia).

Durante el último tramo de nuestro recorrido mi imaginación se centró en la inminente visita vinícola que íbamos a realizar, ya que El Legado se anuncia a sí mismo como una “boutique bodega”, y yo jamás había estado en una de ellas. Me preguntaba qué es lo que puede convertir a una bodega en una boutique y a qué clase de persona podría ocurrírsele tal denominación.  Me imaginaba a una señora en zapatos de tacón recibiéndonos, pero en lugar de dicha señora imaginaria, nos recibió Bernardo Marzuca, propietario de El Legado, que parecía algo nervioso.

Y sí, Bernardo estaba nervioso por una razón concreta: nosotros. Alguien de nuestro hotel le había anunciado que llegaría una pareja de Inglaterra, y cuando nos vio aparecer en nuestras bicicletas se encontró con lo que parecía una turista japonesa perdida seguida, a escasa distancia, de un chico con un aspecto “muy gringo”, a la sazón mi novio.

Sin embargo, una vez que nos dirigimos a él en español, su cara cambió y nos dedicó una sonrisa. Nos confesó que se hallaba muy preocupado acerca de tener que hablar con nosotros en inglés (aunque su inglés era bueno). Una vez resuelto el inconveniente, nos adentramos los tres en la finca.

La herencia de El Legado

Bernardo nos explicó que la denominación El Legado es un homenaje a su difunto padre, Don Luis Mazuca, cuyo sueño era crear una bodega familiar. En 1968, tras adquirir una amplia extensión de tierra en la zona, Don Luis empezó a plantar los primeros viñedos. Sin  embargo, la mala suerte se cebó en él y cuando lo tenía todo preparado para ponerla en marcha, la crisis económica golpeó Uruguay y con ella se esfumó su proyecto y su sueño de ser propietario de una bodega.

Poco después Don Luis falleció y su viuda, la madre de Bernardo, se vio obligada a vender parte de los viñedos y a arrendar los restantes a Irurtia, la mayor bodega de la zona. Ya en 2007, Benardo reclamó algunas de las tierras que habían sido arrendadas a Irurtia durante años y, junto a su familia, empezó a trabajar para convertir nuevamente en realidad el legado de su padre. Comenzaron a construir una bodega familiar ladrillo a ladrillo.

En la actualidad, además de unos hermosos jardines, que incluyen una pequeña pero acogedora piscina que toda la familia ayudó a construir, El Legado cuenta con una hectárea de viñedos en los que se producen, principalmente, uvas de la variedad tannat (70 por ciento), además de syrah (30 por ciento). Desde que produjo su primera botella en 2011, Bernardo ha continuado elaborando con sumo cariño pequeñas cantidades (sólo 3000 botellas al año) de vinos artesanales de buena calidad, unos vinos con un carácter tan uruguayo que casi se puede saborear  el “terroir” en la copa.

 carmelo, uruguay, vino, bodega, Bodega El Legado, Posada Campo Tinto

Tal y como pudimos comprobar mientras paseábamos con Bernardo por los viñedos, las viejas viñas de su padre siguen presentes, compartiendo vecindad con viñas jóvenes que se han importado de Francia. Nos explicó con entusiasmo cada uno de los pasos del proceso de producción del vino y nos mostró con orgullo los barriles de madera de roble que se alinean en su sótano.  La tannat es una uva muy “fuerte”, de modo que el envejecimiento en los barriles de madera de roble es un proceso tan importante que no sólo ayuda al vino a desarrollar sus adicionales matices de sabor, sino que también permite mitigar los, en ocasiones, fuertes taninos.

¿Qué es esa mancha oscura en el suelo? – le pregunté.

Entonces Bernardo sonrió, y con un tono que denotaba una cierta nostalgia, respondió: “Es el lugar donde el más joven de mis hijos rompió una botella de vino hace unos pocos años. Mis hijos continuarán con el legado de mi padre en el momento oportuno. Y ellos ya han dejado su señal”.

 carmelo, uruguay, vino, bodega, Bodega El Legado

Resulta evidente que Bernardo no se ha limitado a continuar con el legado de su padre, a hacer realidad el sueño de ser propietario de una bodega, sino que ha logrado dejar su propia impronta en dicha bodega con la ayuda de sus hijos.

Al final pude comprender claramente el motivo por el cual me encontraba en la boutique de una bodega, donde cada uno de los detalles ha precisado de una profunda reflexión previa, donde cada una de las señales esconde su propia historia, donde, al respirar el ambiente que allí se respira, uno se percata de que se halla en un lugar que es mucho más que un simple negocio: es la pasión por la uva, la tierra y el vino. Y todo ello puede apreciarse nítidamente degustando una copa de El Legado.

———————————————-

Like what you read? Sign up for Email Newsletters.

Follow me on Facebook and Twitter

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *